¿Cómo afectan las mudanzas en Sevilla a los niños?

Existen ciertos eventos que pueden causar mucho estrés psicológico en los niños. Las mudanzas en Sevilla, y en cualquier parte del mundo, es uno de ellos. Pero ¿Cómo lo hace?

Las mudanzas están dentro de los acontecimientos más estresantes que atraviesa el ser humano. Sin embargo, se puede superar si se hace de manera organizada y con el asesoramiento de los profesionales en el área.

Mudanzas en Sevilla

¿Cuál es la percepción de los niños frente a las mudanzas?

Algunos de ellos se sienten desplazados como si no hubiesen tenido la oportunidad de opinar en tal idea. No reconocen los detalles del proceso, y en muy pocas ocasiones son partícipes del proceso.

Por otro lado, el distanciamiento que producirá de sus amistades, tales como compañeros de clases y vecinos, hace que se sientan desolados. En la etapa de la adolescencia los amigos son una parte importante, por lo que pueden sentirse molestos ante tal escenario.

Además, se suelen sentir desprotegidos como consecuencia de que deben enfrentarse a nuevas culturas, personas, costumbres, casa y todo lo que se encuentra alrededor. Entonces, es indiscutible que las mudanzas representan un desequilibrio en la forma en la que se desenvuelve la rutina de los críos. No obstante, en este proceso se puede dejar de lado las incertidumbres e involucrar hasta cierto punto a los pequeños.

Algunas recomendaciones si hará mudanzas en Sevilla

Una de las formas más efectivas para evitar todos los problemas mencionados anteriormente es explicarles con claridad cuáles son las razones por las que deben mudarse. Esto de acuerdo con la edad y el entendimiento que puedan tener los niños. Es preciso utilizar un lenguaje claro y sencillo para que lo comprendan.

No debe dejarse de lado el escuchar sus opiniones, que también cuentan. Este feedback se hace con unos meses de antelación y así se les da la oportunidad de analizar y asimilar el proceso en cuestión.

Jamás se debe mentir o hacerles creer en escenarios que no sean verdaderos, puesto que se generan falsas expectativas que al no cumplirse pueden crear depresión. Es mejor dejarles participar en la selección de los objetos que se llevarán en las mudanzas.

Otra forma de incluirlos en la adaptación al cambio es dejarles que elijan sus habitaciones y decoren según mejor les parezca. En resumen, por muy pequeñas que parezcan las acciones, todas ellas pueden sumar para que los niños se adapten de manera positiva a su nuevo entorno. Estas recomendaciones aplican para las mudanzas en Sevilla o para cualquier otra parte del mundo.

Leave a Comment