¿Pensando en poner un ascensor?

¿Pensando en poner un ascensor?

empresa especializada en ascensores

Instalar un elevador en un edificio que no dispone de él implica un gasto, pero aporta importantes ventajas para todos los vecinos. También puede ser una excelente solución para viviendas unifamiliares en las que las escaleras suponen un problema. En cualquier caso, antes de tomar una decisión, es importante conocer aspectos fundamentales como los requisitos de instalación o el tipo de ascensor más adecuado según las necesidades concretas.

Es poco frecuente encontrar construcciones en altura modernas que no cuenten, de entrada, con un ascensor que facilite el acceso a las distintas plantas, pero en edificios antiguos, que no lo tienen, es habitual que las comunidades de vecinos se planteen la necesidad de instalar uno que les haga la vida bastante más cómoda y que, además, contribuya a modernizar y revalorizar sus viviendas.

En ocasiones, poner un elevador no resulta demasiado complicado, por ejemplo, si existe un patio de luces o una escalera lo suficientemente ancha, pero, en otras, el proceso puede resultar algo más complejo hasta dar con la solución más eficiente. Un estudio previo, que siempre debe realizar una empresa especializada en ascensores, es indispensable para que la instalación responda a las expectativas y no implique un coste superior al previsto.

¿Qué tener en cuenta a la hora de instalar un ascensor?

En la actualidad, existen distintos tipos de ascensores que se diferencian tanto en su funcionamiento (motor hidráulico, eléctrico, con poleas…) como en sus prestaciones (velocidad en el trayecto, nivel de ruido, capacidad…) Solo un estudio previo determinará cuál es el elevador idóneo en cada caso teniendo en cuenta entre otros aspectos:

  • Características de la vivienda. No puede ser igual un elevador para una chalet que para un edificio de mediana altura o un rascacielos.

 

  • Espacio disponible para la cabina y para la instalación (o no) de un cuarto de máquinas. Puede que el ascensor quepa en el hueco de la escalera escogiendo un modelo estándar o haciéndolo a medida o, tal vez, sean necesarias obras previas de acondicionamiento. También existe la opción de colocar un elevador externo, en la fachada del edificio. Las posibilidades son múltiples.

 

  • Uso que se le va a dar. El número de plantas que tendrá que recorrer, la cantidad de personas que lo van a utilizar y también las necesidades especiales (por ejemplo, si hay vecinos con movilidad reducida)… son datos fundamentales que hay que tener presentes a la hora de elegir un ascensor que tenga la capacidad y la potencia suficiente para transportar a un número determinado de personas con todas las garantías de seguridad.
  • Aspectos estéticos. También hay que tenerlos en cuenta para conseguir que el ascensor no se convierta en un elemento extraño y poco representativo del edificio. Lograr que el elevador se integre en el estilo arquitectónico del edificio contribuirá a embellecerlo y modernizarlo.

 

  • Es importante contar con un presupuesto cerrado antes de iniciar los trabajos de instalación y no está de más solicitar más de uno. El presupuesto debe incluir el plazo de ejecución. También conviene o informarse de las ayudas y subvenciones que ofrecen muchos ayuntamientos para obras de rehabilitación de edificios que incluyen la colocación de un ascensor.

En resumen, instalar un elevador en un edificio que carece de él es una inversión económica que resulta rentable en todos los sentidos, tanto por el incremento de valor de los pisos como por la mejora en la calidad de vida de los vecinos. Si estás pensando en poner un ascensor en tu casa, o es uno de los proyectos de tu comunidad de vecinos, recuerda que es importante informarte previamente sobre las características que tendrá el elevador para estar seguro de acertar a la hora de elegir el que mejor se adapte a vuestras posibilidades y necesidades.

Leave a Comment