Decorar el salón puede ser en ocasiones, tan gratificante como complicado. Si sabes del tema, seguro lo tendrás más fácil, pero de lo contrario a la hora de combinar diferentes texturas, colores, formas, mobiliario, adornos y diseños quizá te encuentres hecha un lio y sin saber que escoger entre tantas cosas que se encuentran en tiendas de decoración y grandes almacenes.

Lo primero que hay que definir es qué estilo deseas que tenga tu salón, con esto quiero decir que a lo mejor te apetezca otorgarle un aire Zen, Hindú, Árabe, Rústico, Moderno, Minimalista etc. Es importante conocer la ubicación de la vivienda y como ha sido construida: mediante el método tradicional o siguiente la técnica de casas modulares.

Una vez establecido, entonces inclínate por los colores que tengan que ver con el estilo escogido o bien puedes obviarlos e incluir aquellos tonos que sean de tu agrado. Es importante que no recargues a nivel visual, en ningún aspecto, para crear un ambiente verdaderamente armónico.

Tener en cuenta la superficie total disponible es fundamental, de lo contrario podrías excederte en mobiliario u objetos decorativos y el efecto no sería nada favorable, ya que un salón con poco espacio para transitar o en dónde los muebles están apretados unos muy cerca de otros no brinda buena imagen.

Muchas veces menos es más, si no tienes un presupuesto muy amplio para dedicar a la decoración de tu salón, entonces busca de forma estratégica qué elementos pueden ofrecerte el estilo que buscas, sin tener que comprar demasiados.

Por ejemplo; una mesa de centro sobre una alfombra, rodeada de cojines de diferentes colores y tamaños puede suplir perfectamente un sillón y dar una imagen muy acogedora.

El arte de decorar está muy ligado al equilibrio, no hace falta que gastes un dineral, solo que observes el espacio con el que cuentas y enfocarte en aquellos objetos o muebles que de verdad necesitas incorporar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *