Contadores de agua: otra forma de ahorro

Hoy en día es difícil ahorrar en electricidad, casi todo lo que utilizamos en nuestra rutina diaria requiere de un aparato eléctrico. Por no decir la iluminación de una casa, que ahora en invierno comienza a requerirse desde horas muy tempranas.

Pero y el agua. Desde siempre hemos visto campañas por el ahorro de agua y las medidas que todos podemos hacer en casa.

Ahorrar agua

Contadores aguaDe sobra es conocidos ya el cerrar el grifo mientras nos lavamos los dientes o fregamos, no utilizar la manguera de forma descontrolada para regar o para lavar los coches, mejor poner lavavajillas y lavadora cuando están a tope y cosas por el estilo.

Pero ¿existe alguna otra forma de ahorrar agua? Que no tenga que implicar no ducharse en dos días. Pensemos que el ahorro tiene que significar conseguir algo positivo y no lograr un efecto negativo.

Pero la verdad es que si, y la respuesta está en el contador de agua. Existen distintos tipos de contadores de agua y su elección determinará en buena parte el ahorro que de esta hagamos.

El contador nos indica la cantidad de agua que gastamos, aunque la lectura de los contadores no es del todo sencilla.

Existen distintos tipos de contadores en función del uso que le demos.

Tipos de contadores de agua

Contadores agua–          Contadores de chorro único

–          Contadores de chorro múltiple

–          Contadores de riego

–          Contadores de Woltman

El contador de chorro único es el más utilizado en los hogares, también se utilizan a nivel industrial.

Aunque no es del todo complicada su lectura, lo cierto es que lo verdaderamente importante a la hora de instalar un contador de agua es que funcione bien, teniendo un espacio mínimo de pérdidas que nos consiga un conocimiento preciso de nuestro gasto y por lo tanto un mejor conocimiento para saber ahorrar en un futuro.

La mentalidad de ahorro no deberíamos abandonarla aunque no existan períodos de sequías, ya que no sabemos cuándo nos hará falta.

El agua es el elemento más preciado de la naturaleza, y por desgracia no abunda demasiado, aunque paradójicamente nuestro planeta sea casi todo agua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *