Un regalo que nunca pasa de moda: las flores a domicilio Madrid

Regalar flores seguramente sea una de las costumbres más antiguas y arraigadas en los humanos. Antes de que en la prehistoria se inventara el primer collar que le regalaron a la matriarca del clan, alguien le regaló una flor.

No hay que hacer nada más con ella.

Solo cogerla, admirarla y regalarla. Quizá esto último es a veces lo más complicado, cuando la persona que queremos está lejos.

 

Flores a domicilio

 

flores a domicilioSi alguna vez has tenido que enviar flores a domicilio Madrid, Barcelona y casi cada ciudad y pueblo de España tienen un “clásico”, una palabra que conoces de sobra: Interflora. Esta empresa ha sido durante décadas, si no la única, sí la referencia en envío de flores. Con el coste que ello implica.

Pero actualmente existen otras alternativas, pequeñas empresas online de carácter más local, o incluso con envíos a larga distancia con todas las garantías. Eso sí, antes de lanzarte revisa bien la web y comprueba que todo está en orden, que se trata de un sitio confiable y con plataforma de pago segura. Y te diré más: comprueba si realmente aman las flores. En tu envío no solo necesitas puntualidad, si no que la flor que reciban sea todo lo hermosa que debería ser. Y eso, cuando entras en una página (en el Quienes Somos, sobre todo) se nota.

Porque un regalo tan delicado, debe llevarse en manos que lo aprecien como tal.

 

La belleza de las flores

 

flores a domicilio Y es que las flores son hermosas: sus formas sinuosas, fractales, la suavidad de los pétalos. Y también son fragantes, desprenden un perfume delicioso, evocador.

Y están vivas, con toda la belleza extra que ello implica.

 

Sus colores sugieren cosas: rojo para el amor y la pasión, azul para la armonía y la amistad, naranjas y amarillos para la alegría, la fiesta y el placer…

Y eso son solo generalidades. En realidad, cada flor, cada color en ellas, transmite a cada persona unas determinadas sensaciones.

Regalar una flor significa decir algo sin decirlo. Es al mismo tiempo un mensaje, un deseo, y una promesa. Una de las mejores cosas que se pueden regalar.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *